Phishing: un peligro latente para los chapines

Reading Time: 4 minutes

Si eres usuario de Banca Electrónica y tu banco tiene ya cierta madurez respecto de la Ciberseguridad, seguramente has recibido en los últimos meses o años, correos de tu proveedor financiero informando y adviertiendo sobre el Phishing.

Revisando en mi historial de correos, encontré uno de Banco Industrial de noviembre de 2016, en el que me recomiendan actualizar mi contraseña mediante algunos consejos para su protección. El correo también incluye los siguientes consejos para evitar ser victima de Phishing:

  • Asegurar que la dirección de la plataforma sea la correcta y que inicie con https.
  • No utilizar la plataforma desde cualquier lugar
  • No ingresar desde conexiones de WiFi pública

¿Qué es y cómo funciona el phishing?

El origen del término es la palabra inglesa fishing -pescar-, que literalmente hace alusión a que los atacantes lanzan un ansuelo a sus víctimas, esperando que alguna de ellas lo muerda. El ansuelo consiste en la utilización de mensajes electrónicos (correo, texto, WhatApp, FaceBook, etc), haciendose pasar por una persona o entidad con la que la víctima tiene alguna relación. La identidad falsa de una persona puede ser de un amigo o familiar, en tanto las entidades pueden ser proveedores comerciales, centros educativos o instituciones gubernamentales. Si el mensaje falso es lo suficientemente convincente, el usuario tendrá confianza en la comunicación, que usualmente tiene por objetivo que inocentemente provea información delicada o confidencial.

La técnica detrás del Phishing requiere conocer cierta información del objetivo, ya que la confianza del proceso se basa en mostrar al usuario información que le hagan creer que la fuente de la comunicación es legítima. El complemento del Phishing es lo que se conoce como Ingenieria Social, que proveé al atacante de información básica sobre el uso frecuente de algún servicio o relación con alguna entidad, para así, suplantar su identidad.

¿Un fenómeno nuevo?

En 2021 se cumplen 25 años de la identificación de este tipo de ataques. En 1996 la plataforma de AOL identificó que sus usuarios estaban recibiendo mensajes falsos, con la intención de que proporcionaran información que le permitiera adueñarse de la cuenta de la víctima, que posteriormente se utiliza para cometer crímenes.

El Anti-Phishing Working Group publicó un informe al primer trimestre de 2021 con datos muy interesantes, entre ellos se mencionan:

  • 245,771 sitios web únicos de Phishing
  • La industria financiera es la más atacada (24.9%), seguido de las redes sociales (23.6) y luego proveedores de servicios (19.6%)
  • 172,793 textos únicos en ataques mediante correo electrónico

Desde su aparición los atacantes han mejorado la técnica y actualmente se utilizan diversas variantes y/o técnicas de Phishing. Hoy existen millones de plataformas elecrónicas que proveen servicios remotos a los usuarios, todo se realiza desde la comodidad del hogar o la oficina y desde cualquier dispositivo conectado a Internet. El problema radica en que, como usuarios, pocas veces confirmamos que la dirección del servicio al que se accede o del mensaje que se recibe sea legítima, lo que es en sí un problema dificil de resolver dejandolo en manos de los usuarios.

Para iniciar, no siempre es algo facil de comprender. Por ejemplo, en el caso de un sitio web de algun servicio, la forma de acceder es mediante la URLUniform Resource Locator-, que es el medio para encontrar recursos en internet, como pueden ser las páginas web, algunos ejemplos son:

  • Wikipedia: https://www.wikipedia.org
  • Naciones Unidas: https://www.un.org

Muchos, quizás más del 90 por ciento de los usuarios no escriben la URL de los servicios que utilizan en la barra del navegador… un momento ¿Sábes que existe y qué es verdad? Lo que hacen es escribir en el buscador, seguramente de Google la expresión Wikipedia o Naciones Unidas, que mostrará como resultado los links a páginas relacionadas con el término. Esto lo realizan a diario millones de personas para acceder a sus cuentas de banco, centros de estudio, tiendas en línea o redes sociales.

El riesgo es que uno de los links que muestra Google, apunte a un sitio de apariencia similar, pero que sólo es una imitación maliciosa, cuyo objetivo es que el víctima introduzca su usuario y contraseña, para luego mostrale un mensaje distractor que informe que de momento la plataforma esta en mantenimiento y que lo intente más tarde… !! Para el usuario, ya es demasiado tarde !!

Más dificil, quizás imposible, es pretender que los usuarios puedan identificar que un mensaje de correo electrónico, con toda la apariencia de ser confiable, proviene de un remitente legítimo. Si lográ llegar a la bandeja de entrada de la víctima, posiblemente llamará su atención y si esta bien diseñado el ataque, seguramente realizará acciones que son útiles para el atacante.

¿Cómo esta Guatemala respecto del Phishing?

Guatemala se encuentra muy rezagada en materia de Ciberseguridad. Recientemente la Unión Internacional de Telecomunicaciones publicó el Índice Global de Ciberseguridad 2020. El país se ubica a nivel mundial en el puesto 150 de 182 países y con una calificación de 13.3 puntos de 100, respecto del continente americano ocupa el puesto 26 de 35. Los resultados no son alentadores, lo que implica que existe poca institucionalidad que respalde a los guatemaltecos en materia de Ciberseguridad, lo que deber ser una razón de alerta para todo usuario.

El tema del Phishing, como muchos otros del mundo tecnológico no es sencillo, a pesar que aparenta serlo. La comodidad y conveniencia que ofrecen las diveras plataformas digitales que se utilizan a diario, afectan en gran medida la seguridad, lo que dificilmente es captado y comprendido por los usuarios. Es importante aclarar que no es un tema exclusivo de la banca, pero es un sector de mucho interés para quienes realizan este tipo de ataques.

Extraoficialmente se rumora de muchos casos de Phishing en instituciones bancarias, que han afectado a los usuarios, que han sufrido estáfas y pérdidas financieras que dificilmente logran resolver. Entre los atacantes, que puedan estar en el país o en cualquier lugar del mundo y las instituciones bancarias, que dificilmente aceptan tener algun grado de responsabildid, los usuarios quedan desprotegidos, llegando en muchas ocasiones a tener que aceptar las pérdidas.

Algo positivo que esta ocurriendo es la publicación en medios y páginas de diversas instituciones privadas y públicas sobre el tema de Phishing y Cibersguridad en General. Todo usuario debe conocer los aspectos generales del tema y tomar sus precauciones, de lo contrario, corre el riesgo de aprenderlo de una forma muy dolorosa y posiblemente costosa.

Bibliografía

Leave a Reply

Your email address will not be published.